Carta de Daniela a los Señores Importantes.

Queridos Señores Importantes.

Mi nombre es Daniela y voy a cumplir 4 años muy pronto. Nací con una enfermedad muy grave, pero nací. Respiro, siento y vivo, cierto que con una gran discapacidad que me impide expresar cuanto siento, pero siento y siento mucho.

Los niños como yo, a los que se les llama grandes discapacitados y que hemos sido tutelados por las instituciones públicas de España, porque se ha considerado que nuestros progenitores no pueden cuidarnos en ocasiones tenemos la suerte de quedar al cuidado de una familia de acogida, como la mía.

 Esta decisión me benefició y me dio al menos la oportunidad de tener un apego seguro y el cuidado de lo que supone una familia. Creo que en un centro no hubiera estado igual de bien y ahora siempre tengo los mismos brazos, los cuidados de los que son ya como mis padres y hermanos.  Todo esto es muy bueno para mí, ya que la naturaleza o lo que sea me ha privado de salud y un futuro largo, al menos tengo mucho cariño y un hogar.

Mi currículum, en mi corta vida es un cumulo de situaciones complicadas, algunas de la naturaleza, otras de la desigualdad, otros de las dejaciones o insensibilidades del país de origen de mis padres Rumania y sus señores importantes.

 Soy un bebe discapacitado, tutelado y sin documentación: si como suena, parece ser que no existo y no tengo visibilidad porque no tengo papeles. Yo no puedo hablar, no puedo caminar, tampoco viajar, pero tengo a mi familia acogedora que me pone voz para conseguir lo que me corresponde por derecho y que no es otra cosa que se me reconozca mi derecho a mi identidad. No quiero ser una sin papeles, no quiero que Ustedes, Señores Importantes me ignoren y no me den la visibilidad y el reconocimiento que como niña de padres rumanos nacida en España y por encima de todo europea me pertenece.

 Estoy segura de que, si Ustedes quieren, pueden encontrar la forma de solucionar este asunto de mil maneras. Me parecen Ustedes muy inteligentes, formados y entendidos en cuestiones que el resto de la ciudadanía no llega a comprender. Ahora tienen que demostrarlo conmigo y los miles de niños de niños que están en la misma situación que yo en Europa. Somos niños que por no tener una filiación no podemos viajar, cobrar una prestación, federarnos para jugar con nuestros equipos y miles de cosas “sencillas y habituales” para otros niños. Estas situaciones que complican el día a día nuestro y de las familias de acogida que nos cuidan.  Si Ustedes ponen voluntad de la buena, esto lo resolverán en un periquete.

Me dice mi mama acogedora que Ustedes pueden conseguir casi todo, pues si es así cuídenme, protéjanme y asegúrense de que mis derechos, nuestros derechos no se vulneren ya que tenemos la suerte de haber nacido en España, y ser ciudadanos europeos, y en Europa esas cosas no se hacen ¿verdad?

Señores Importantes solo les pido que hagan bien su trabajo, que cumplan con lo estipulado en la carta de derechos de la infancia, la convención de los derechos del niño y que no sea un sobreesfuerzo tremendo para mi familia de acogida y mis técnicos obtener todo lo que pueda necesitar y me corresponde por derecho.

Ya sin más me despido esperando que alguno de Ustedes lea mi carta y pongan todo su empeño para asegurar que desde todos los estados miembros se garanticen el cumplimiento de todos los derechos de los ciudadanos europeos.

Con mucha esperanza en el futuro, reciban un abrazo muy fuerte y acogedor de Daniela, Ciudadana europea.

                                               Fdo.: Daniela F.A.D.E.S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s